José Antonio Delgado Fresnedo desaparecía el pasado 6 de septiembre. Este vecino de 54 años de Getxo (Bizkaia) viajó hasta Zaragoza para tener sexo con una mujer sudamericana que había conocido a través de una aplicación de citas. El plan era pasar un fin de semana los dos juntos, pero cuando llegó al lugar de encuentro se encontró con una sorpresa que no esperaba. El hombre fue asesinado y desvalijado por su cita y otros tres hombres y su cadáver ha aparecido enterrado en un pueblo cercano a la capital zaragozana.

Mercedes

La investigación se inició a raíz de la denuncia de un ciudadano, que sospechaba que el vehículo que estaba intentado comprar por internet era robado. Los vendedores no quisieron proporcionarle los papeles del coche y, tras varias comprobaciones, la policía descubrió que el automóvil pertenecía a una persona que se encontraba desaparecida, ya que los familiares habían denunciado la ausencia. Con este rastro, los agentes empezaron a atar cabos hasta identificar a cuatro personas, tres hombres y una mujer, que podrían estar implicados en la desaparición.

El cadáver de José Antonio aparecía con signos de violencia enterrado en una pequeña localidad a las afueras de Zaragoza. Aunque el cuerpo se encontraba en mal estado y se está a la espera del resultado de la autopsia que se le va a practicar en el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), los investigadores se muestran seguros de que se trata del desaparecido. Según las primeras pesquisas de la Ertzaintza, el vecino de Getxo se desplazó a la capital aragonesa en su Mercedes rojo de alta gama para pasar el fin de semana con una mujer que había conocido en una aplicación de citas.

Papeles

Una vez en Zaragoza, José Antonio fue asesinado y desvalijado por la joven con la que llevaba tiempo chateando y por otros tres hombres. Tras deshacerse del cuerpo, los presuntos autores del crimen vendieron su vehículo Mercedes a través de internet, pero fueron descubiertos al no querer proporcionar los papeles del coche al comprador.