Se pone en marcha un inusual concurso: consiste en descifrar un jeroglífico de una piedra tallada.

Esta misteriosa inscripción se encontró en una roca centenaria de grandes dimensiones en una playa de la región francesa en la costa de Bretaña, en la localidad de Plougastel-Daoulas.

La roca se data de hace 250 años, y tiene una curiosidad, que sólo se puede ver cuando la marea es baja. Por eso se desconocía su existencia durante mucho tiempo.

Números, letras y dibujos

El mensaje que aparece inscrito en la superficie de la roca mezcla números, letras y dibujos. Nadie sabe qué quiere decir, por eso los habitantes de la localidad francesa organizaron un concurso llamado "El misterio de Champollion" para averiguar qué significa.

Se pueden leer las inscripciones en mayúscula: "PIEDRA AR B... DRE AR GRIO SE EVELOH AR VIRIONES BAOAVEL... RI uno OBBIIE: BRISBVILAR... FROIK... AL".

Además, se puede ver un dibujo, especialmente un corazón. También caracteres que podrían ser escandinavos y posibles fechas.

El ganador obtendrá 2.000 euros

El alcalde de la localidad francesa, Dominique Cap, informó sobre el certamen con el fin de animar a la gente a que participe. Ahora el concurso reúne centenares de participantes de varios países del mundo, entre ellos España.

El jurado está formado por historiadores que han asegurado que el misterio está resuelto un 80%, según informa BBC. Los historiadores de momento sólo ven como posibles ganadoras dos teorías, entre las 61 finalistas.

Las posibles teorías ganadoras: ¿epitafio o protesta?

El investigador francés Noël René Toudic podría tener la clave. Cree que el mensaje lo escribió un marinero en honor a un compañero que habría muerto en alta mar en un temporal, y por lo tanto sería un epitafio. La traducción literal de la investigación sería:

"Serge murió porque estaba mal entrenado para remar. El año pasado su barca volcó por el viento (...) Mi nombre está aquí en la estela que hay detrás. Hoy 8 de mayo de 1786".

La segunda teoría la tienen un periodista y escriptor de orígen francés, Roger Faligot, y el dibujante, Alain Robert. Piensan que el mensaje podría ser una protesta por la muerte de un marinero.