A última hora de la tarde de este jueves la Guardia Civil ha confirmado que el cadáver que se ha encontrado en el Moll de Castella del Port de Tarragona, en la desembocadura del río Francolí, era de uno de los cinco desaparecidos engullidos por el río en la Conca de Barberà.

Los fuertes aguaceros provocados por la gota fría hicieron crecer el río en su paso por Vilaverd y l'Espluga de Francolí (Conca de Barberà) y dejaron un paisaje desolador.

Un hombre de Prades de 74 años

Este jueves por la tarde, después de 48 horas del temporal, se ha encontrado el cuerpo sin vida de un hombre en el Port de Tarragona.

Los servicios de emergencia lo han retirado del agua y la Guardia Civil, a quien tiene competencias en este ámbito, ha hecho la identificación. Según ha podido saber ElCaso.com, se trata de Jaume G.V., de 74 años y vecino de Prades, en el Baix Camp (Tarragona).

Según informaciones de los investigadores, se cree que el hombre encontrado muerto sería uno de los dos de la pareja que desapareció en l'Espluga de Francolí. Se encontró su coche en esta zona y sin los dos ocupantes. La fuerza del agua, que hacía bajar el río Francolí como diez veces el río Ebro, arrastró al hombre desde l'Espluga hasta Tarragona, a más de 40 kilómetros.

Cuatro desaparecidos más

Las tareas de búsqueda ahora siguen para intentar localizar a las otras cuatro personas que están desaparecidas; la pareja de Jaume; la madre y el hijo del bungalow y el camionero belga. A pesar de los esfuerzos de los Bombers de la Generalitat, las sensaciones son pesimistas