Una mujer será indemnizada con 2.000 euros por haber mordido un hueso de una aceituna rellena que le rompió un diente en un restaurante de Valencia.

Pidieron un aperitivo acompañado de cacahuetes y aceitunas rellenas sin hueso

La mujer había acudido con varios familiares a un restaurante valenciano donde pidieron un aperitivo acompañado de cacahuetes y aceitunas rellenas sin hueso. De repente, sintió un dolor en la muela, causado por un hueso de aceituna que se había quedado en el interior de la misma.

Dolor insoportable

El dolor se fue haciendo cada vez más insoportable y al día siguiente acudió de urgencias al dentista, quien comprobó que la muela afectada, previamente sana, estaba partida de arriba a abajo y no quedaba otra solución que la inmediata extracción, y restauración de la misma, resultando una intervención laboriosa por el destrozo causado por el hueso de la aceituna.

Asimismo, también comunicó a los responsables del restaurante los daños ocasionados por la aceituna servida, manifestando el propietario del local que las aceitunas correspondían a una partida de olivas sin hueso rellenas adquirida a su proveedor habitual y que desde el restaurante se limitaron a servir el producto fabricado y suministrado por dicha empresa sin ninguna manipulación.

Aceitunas rellenas archivo

Una mujer recibirá 2.000 euros por haberse partido un diente al morder un hueso en una aceituna rellena de anchoa / archivo

En un primer momento, la Unión de Consumidores, en representación de la asociada, inició ante la mercantil y su aseguradora la mediación y reclamó por la vía extrajudicial el desembolso económico que le había supuesto el tratamiento y asistencia realizada per una clínica dental. Tanto la empresa fabricante de las aceitunas como la compañía aseguradora rechazaron la reclamación y desestimaron la reclamación.

1.950 euros más intereses

Finalmente y ante la falta de solución extrajudicial, se inició un procedimiento judicial, y reclamaron 1.550 euros correspondiente al tratamiento, asistencia y restauración de la pieza dental dañada, así como 400 euros por daños físicos y morales por el trastorno y perjuicio ocasionado al tener que iniciar un tratamiento dental para extracción y posterior restauración de pieza sana, con el consiguiente tratamiento médico, analgésico y el tiempo invertido para dichas actuaciones.

La mercantil Aceitunas y Encurtidos Molero S.L. ha sido condenada a pagar 1.950 euros más intereses moratorios y legales a la mujer que sufrió la rotura de la muela al morder el hueso.

El Juzgado de Primera Instancia número 12 de Valencia ha condenado a la fabricante porque ha considerado acreditado que la afectada se partió el diente cuando mordió accidentalmente el hueso, que nunca debió estar allí porqué se trataba de una aceituna rellena.