La Policía Nacional ha identificado al hombre que pegó una paliza a una frutera el pasado martes en la Coruña. El agresor le propinó dos puñetazos en la cara por vender peras de Lleida en su establecimiento.

Las autoridades han localizado al hombre este miércoles al mediodía en una rueda de reconocimiento. Sandra Castro, la víctima, pudo hacerle una foto en su cara durante el ataque, y la llevó a la policía para que lo pudieran identificar.

Es residente de la zona

El hombre, de unos 70 años, es natural de A Coruña, y reside en la zona donde pasaron los hechos, según ha podido saber La Voz de Galicia. En el momento del ataque, el agresor llevaba gafas de sol, pero eso no ha impedido que Castro pudiera identificarlo sin ningún tipo de duda en la rueda policial.

Ahora el atacante afronta un delito leve de lesiones y pasará en breves a disposición judicial.

Oleadas de apoyo a Sandra

Desde el ataque, Castro ha recibido grandes gestos de solidaridad y comentarios de apoyo de gente de todas partes: desde su barrio hasta otras zonas de España. En cuestión de horas, los vecinos le agotaron las peras de Lleida que vendía y, unos días después, recibió regalos desde la capital catalana de gente que se solidarizaba con ella.

Incluso un instagramer leridano, el Postureig de Lleida, hizo un llamamiento a sus seguidores a dejarle comentarios positivos en Google, donde tiene información de su establecimiento. De momento, ya acumula más de 1.300 comentarios y cinco estrellas positivas.

Un ataque inesperado

El hombre causó a Castro heridas en la nariz y un gran shock, ya que el ataque tuvo lugar en el almacén de su tienda. Según ha explicado la mujer, después del ataque temía que el agresor volviera, pero no lo hizo.

La mujer todavía no ha hablado con el hombre, aunque se tendrán que volver a ver las caras en el juicio, que todavía no tiene fecha. Eso si, antes, no llegan a un acuerdo de conciliación.