Un hombre de La Puebla de Alfindén (Zaragoza) está acusado de haber agredido y violado su vecina en el garaje de su casa, aprovechando que el marido de esta estaba ingresado en el hospital. Ahora, la fiscalía le pide una pena de nueve años de prisión y debe más de libertad vigilada.

Félix F.M., de 66 años, agredió presuntamente a su vecina el día 9 de febrero. Poco antes de las nueve de la noche, vio cómo la víctima bajaba del autobús y le preguntó si venía de ver al "piltrafa" de su marido.

El agresor le habría propuesto fumar un cigarrillo juntos, y ella se habría negado. Cuando fue para acceder a casa suya, el hombre se ofreció para ayudarla a abrir la puerta del garaje. En aquel momento, la empujó dentro, la tiró encima de unas cajas, le dio varias bofetadas y le tapó la boca para que no gritara. La mujer, de 69 años, intentó huir pero no lo consiguió.

No pudo consumar la violación

Según la denuncia de la víctima y defensa la fiscalía, el hombre le dijo que estaba enamorado de ella y le empezó a hacer tocamientos por todo el cuerpo, pellizcándole un pecho. También la desnudó y se bajó los pantalones para violarla. Después de meterle un dedo en la vagina, no pudo penetrarla porque no consiguió tener una erección.

Finalmente, la víctima se pudo sacar al agresor del encima y salió a la calle pidiendo ayuda. La policía lo detuvo y el juez lo envió a la prisión, donde continúa desde hace más de seis meses.

Ahora, el hombre se enfrenta a nueve años de prisión y a diez más de libertad vigilada, con una orden de alejamiento de 500 metros de la mujer. La fiscalía también pide una indemnización de 6.210 euros por las lesiones y los daños morales que sufrió la víctima.