Un hombre ha violado brutalmente a una niña de 11 años, amiga de sus hijos, y la ha sometido a todo tipo de torturas pegándole bofetadas, intimidándola y amenazándola con matarla a ella o a sus padres si decía algo.

Los hechos pasaron en el 2015 en Guipúzcoa. Ahora un juzgado ha condenado al violador a 15 años de prisión y, además, no se podrá comunicar con la víctima durante los próximos 22 años.

Viola a la amiga de sus hijos

Según parece, el hombre se habría aprovechado de la relación de amistad entre la víctima y sus hijos para violarla. Por este motivo, la Audiencia de Guipúzcoa ha condenado al agresor a prisión y a ocho años de libertad vigilada. Además, el violador tendrá que indemnizar a la niña con 20.000 euros.

Así lo indica la resolución judicial, que declara al hombre culpable de un único delito de agresión sexual y de otro de amenazas no condicionales. La Fiscalía y la acusación particular pedían 30 años y nueve meses y 43 años, respectivamente, por estos crímenes, ya que consideraban al acusado de dos delitos de agresión sexual, un delito de maltrato y otro de amenazas.

Finalmente, el hombre pasará 15 años detrás de las rejas después de sus salvajes actos.