Un hombre de 42 años ha sido detenido por pegar e intentar arrojar a su mujer desde un noveno piso en Palma (Mallorca). Los hechos tuvieron lugar la madrugada del pasado sábado 5 de octubre en una vivienda de la calle Eusebio Estada, cuando el arrestado volvía de celebrar un cumpleaños. Tras insultarla por teléfono, el individuo subió al domicilio, agarró a su pareja del pelo y la llevó hacia la terraza con la intención de tirarla al vacío. La víctima logró zafarse y avisar a la policía antes de que su novio le rompiera el móvil y el fijo. Los agentes acudieron al lugar y detuvieron al hombre como presunto autor de un delito de violencia de género.

"Puta, ¿dónde estás?"

El incidente se produjo minutos antes de las cuatro de la madrugada en un domicilio de la calle Eusebio Estada de Palma. La mujer recibía una llamada de su novio insultándola por no encontrarse en la vivienda, ya que había salido a fumar: "Puta, zorra, ¿dónde estás?". Según informa el Diario de Mallorca, el hombre acababa de volver de celebrar un cumpleaños y, cuando su pareja acabó el cigarrillo, subió al piso y empezaron a discutir. El arrestado la golpeó, la cogió del pelo -arrancándole varios mechones- y la arrastró hasta la terraza con la intención de arrojarla desde una altura de nueve pisos.

La mujer logró zafarse y volver al interior de la vivienda, donde su pareja le puso un cuchillo en la garganta hasta en dos ocasiones. En un momento dado, la víctima consiguió alcanzar su móvil y llamó a la policía, justo antes que su novio le rompiera el dispositivo y también el teléfono fijo. Al cabo de unos minutos, una patrulla de la Policía Local de Palma se personaba en el domicilio y tras picar al timbre e identificarse oían la llamada desesperada de ayuda de la mujer: "Tiren la puerta abajo o me va a matar".

Borracho

La puerta de la vivienda se abría a los pocos segundos. Según señala el mismo medio, dentro los agentes encontraban al hombre de 42 años -sin camiseta y con signos evidentes de ebriedad- y a la mujer de 55 con un golpe en el ojo. El piso estaba desordenado y en el suelo había varios mechones de pelo de la víctima que corroboraban su versión. El novio fue detenido como presunto autor de un delito de violencia de género pese a negar que hubiera golpeado a su pareja.