Un joven ha sido detenido por atracar, como mínimo, a diez niños en el metro de Madrid: los intimidaba con un arma de fuego, los retenía durante más de una hora, llevándolos de una estación a otra para que no pudieran localizarlo, y llegaba a desnudarlos para buscar más cosas que les pudiera robar.

El detenido, vecino de Leganés, se movía por diferentes localidades del sur de Madrid para evitar que lo descubrieran, y obligaba a las víctimas a acompañarlo hasta abandonarlas en otra estación. El joven actuó, como mínimo, en Getafe, Leganés, Fuenlabrada y Alcorcón. Ahora lo han detenido como supuesto autor de diez delitos de detención ilegal, de robo con intimidación y de tenencia ilícita de armas, y un juez lo ha enviado a la prisión.

Diez denuncias presentadas

La investigación empezó el 26 de agosto, después de que un padre que esperaba a su hijo en Getafe notara que el niño estaba tardando mucho más de la cuenta. El padre avisó a unos policías, que empezaron un dispositivo de búsqueda hasta que, minutos más tarde, el chico llegó al lugar y explicó que un joven lo había amenazado con una pistola, lo había retenido durante una hora y le había cogido el móvil y el dinero, además de obligarlo a viajar con él de Getafe a Leganés.

Los agentes descubrieron que había diferentes denuncias por hechos similares a otras localidades de alrededor, y que, como mínimo, había cometido nueve atracos a menores con el mismo procedimiento. Una de las víctimas explicó que el ladrón le había puesto un cuchillo en el cuello para que se desnudara completamente y comprobó, así, que no tenía más cosas que le pudiera robar.

Otra de las víctimas, por su parte, denunció también que el hombre lo había amenazado con llamar más personas y hacer daño a su familia si lo denunciaba.