Tres niños pequeños y su padre murieron en lo que la policía describió como un incendio automovilístico "horrible" en Brisbane, Australia.

El exjugador de rugby Rowan Baxter, de 42 años, y sus hijos de seis, cuatro y tres años fueron encontrados muertos en la escena alrededor de las 8.30 de la mañana del miércoles.

La mujer está siendo tratada de quemaduras graves

 

Hannah Baxter, la madre de los niños, también estaba en el automóvil en ese momento y está siendo tratada por quemaduras graves en el Royal Brisbane and Women's Hospital.

Los residentes dijeron a los medios australianos que la mujer fue vista saltando del vehículo mientras estaba en llamas, gritando: "Me ha tirado gasolina". El incidente tuvo lugar en el barrio de Camp Hill, al sureste del centro de la ciudad. Se baraja la posibilidad de que se trate de un crimen de violencia de género. 

La policía y los servicios de emergencia llegaron al lugar para encontrar que el coche ya estaba en llamas, y costó 15 minutos controlar el fuego. Según los informes, el automóvil fue encontrado cerca de la casa de los padres de la Sra. Baxter.