José Luis Ríos Doce, de 63 años y vecino de Dodro (La Coruña), ha estado a punto de morir después de sufrir la mordedura de una víbora. El hombre ha asegurado que el incidente fue “culpa suya por ir en chanclas”.

José Luís, cocinero y jubilado, paseaba el viernes a primera hora de la tarde por la empresa de su hija para ver las vacas calzado con unas chanclas y sin calcetines. Anduvo mayoritariamente por carretera asfaltada, pero pisó un camino de tierra unos metros cuando, de repente, sintió la mordedura de la serpiente, conocida como víbora cantábrica, informa La Voz de Galícia.

El hombre sufrió dos shocks cardíacos y se quedó sin pulso

 

“Me dio tiempo a verla. Medía unos 40 centímetros de largo y era de color verde oscuro y marrón. No sé si la pisé o pasé junto a ella. Los médicos me aseguraron que no atacan así por así”, dice el hombre.

En el hospital le pusieron una inyección y lo mandaron para casa, pero tuvo una reacción y fue al servicio de emergencias, donde permaneció ingresado tras sufrir dos shocks cardíacos y quedarse sin pulso.

Tras esas horas críticas y tras recibir el antídoto, el vecino mejoró el sábado por la tarde y el domingo por la mañana pasó a planta, donde hoy espera recibir el alta. “Me he asustado mucho”, concluye.