Un hombre de 37 años ha perdido gran parte del cuello y la espalda para conseguir deshacerse de un melanoma. Ryan Glossop se tuvo que someter a varias intervenciones.

Todo empezó en noviembre del año pasado cuando el hombre detectó una peca en el cuello. Se sometió un total de cuatro operaciones. Los médicos le sacaron trozos de piel de 40 centímetros de largo por 8 de ancho de la parte potserior de las piernas para hacerle un injerto en el cuello y en la espalda, según explica Yahoo News.

Después de superar la enfermedad, Glossop ha querido dar un mensaje positivo a las personas que sufren melanoma. Afirma que "aunque es muy habitual que la gente piense que es mortal, puede eliminarse fácilmente y las consecuencias no sueño demasiado duras".

Glossop ha compartido su historia en las redes sociales con el objetivo de concienciar la población de la importancia de protegerse del sol y de observar las manchas de la piel. También ha empezado una campaña por recaudar fondos para una asociación que lucha contra el cáncer de melanoma.