El lunes a primera hora de la mañana un vecino del bar Floripa de la calle de Aribau encontró el cuerpo sin vida de Andre Hofmann, el propietario de este establecimiento de la zona de la ciudad de Barcelona llamada popularmente como Gaixample. Era un hombre muy conocido en el mundo gay de la capital catalana, embajador del veganismo y del crossfit, tal como se puede ver en sus redes social y también en algunas entrevistas em medios de comunicación.

Esperando la autopsia para saber cómo murió

El cuerpo presentaba signos de violencia aunque, externamente, no parecían mortales. Los Mossos todavía esperan a estas alturas la autopsia para esclarecer como murió este hombre, de unos 40 años. Todas las hipótesis están abiertas.

andre hoffman - floripa barcelona

Hasta que el informe forense no detalle cómo falleció, los Mossos no iniciarán la investigación para llegar al fondo de la muerte de este hombre. Habrá que ver si se trata de un homicidio o si murió por causas naturales. En todo caso, también habrá que investigar cómo desaparecieron la caja registradora y un móvil de la zona de la barra.

La persiana del bar quedó abierta y hasta las nueve de la mañana uno de los trabajadores del bar del lado no entró. Qué pasó antes y quién se llevó la caja son los elementos de misterio que rodean la muerte de Andre Hofmann. Fue su pareja, copropietario del bar, quien avisó a la policía de que faltaba la caja y el móvil. Los Mossos le alertaron cuando encontraron el cuerpo sin vida de su compañero.

Andre Hofmann, vegano y amante del crossfit

El hombre encontrado muerto en el bar Floripa, especializado en comida vegana, era muy conocido en el universo gay de la ciudad de Barcelona. Esto queda demostrado en los muchos mensajes de apoyo de miembros de este colectivo que ha recibido las últimas horas.

Andre Hofmann tenía casi 40 años. Predicaba con el ejemplo, sólo consumía comida vegana y compartía su afición por la cocina en el restaurante Floripa de la calle de Aribau con el gimnasio. El crossfit era su otra pasión. Hacía horas de entrenamiento para cultivar su cuerpo, que exponía en las redes sociales. Son centenares las fotos que Andre colgaba en Instagram luciendo un cuerpo diez.