Un tribunal francés ha decidido que la muerte de un hombre casado que sufrió un ataque cardíaco después de tener sexo durante un viaje de negocios es un accidente laboral y su empresa se tendrá que hacer cargo financieramente de su muerte, según explica The Times.

Para la justicia francesa es un accidente laboral, aunque sea fuera del horario de trabajo

Los hechos sucedieron en febrero de 2013 en un hotel de la localidad de Meung-sur-Loire, en el centro de Francia. El hombre, identificado como Xavier, murió después de pasar la noche con una mujer que acababa de conocer.

Xavier trabajaba para una empresa de construcción de ferrocarriles que ha intentado demostrar, sin éxito, que la muerte de su trabajador no tiene nada que ver con el trabajo que realizaba durante su viaje de negocios. La empresa asegura además que el hombre no estaba en el hotel contratado por la empresa y el encuentro sexual tras el que pereció fue de carácter adúltero.

La justicia francesa desestimó estos argumentos con base a un fallo de hace una década que señaló como accidente laboral cualquier que sufra un empleado en viaje de negocios dentro o fuera del horario laboral.

La compañía deberá pagar mensualmente el 80% del salario del fallecido a sus familiares hasta la que hubiese sido su edad de jubilación.