Un hombre ganó un premio de 200.000 dólares, más de 180 mil euros, de camino al hospital donde tenía que recibir el último tratamiento de quimioterapia. Primero, el señor se gastó un dólar por un boleto y fue premiada con cinco dólares. Con este dinero, compró dos más y pilló el premio gordo dotado con casi doscientos mil euros, según informa la CNN.

El afortunado, Ronnie Foster de Pink Hill, es vecino de Carolina del Norte y hace tiempo que lucha contra un cáncer de colon. "Vi aquellos ceros y me congelé", dice Foster. "No lo creí hasta que lo entregué al trabajador del mostrador para que lo escaneara. Cuando mostró: 'Vaya a la sede de la lotería', empecé a temblar. No podía creerlo".

"Ya estaba feliz porque era mi última ronda de quimioterapia"

Foster, un trabajador retirado del Departamento de Transporte, está luchando contra el cáncer y está llegando al final de su tratamiento. "Ya estaba feliz porque era mi última ronda de quimioterapia", comenta el premiado. "Ganar eso lo convirtió en mi día de suerte".

El hombre explica que tenía seguro médico, pero destinará una parte del premio de la lotería a pagar algunos de los gastos del tratamiento que no estaban cubiertas por la póliza. El resto de los 141.501 dólares después de impuestos que se llevó, los guardará para el futuro.