Un hombre de 51 años ha sido detenido después de protagonizar una espectacular persecución policial a gran velocidad mientras huía por la carretera. Cuando las autoridades lo han conseguido pillar, han descubierto que quien estaba en el volante era su perro.

Los hechos han pasado en Seattle (EE.UU.). Las autoridades vieron a un coche conduciendo a gran velocidad, y cuando se dispusieron a pararlo huyó. Finalmente, cuando lo cazaron descubrieron que un hombre estaba intentando enseñar a conducir su perro.

Pitbull en el volante

Algunos vecinos de la zona vieron cómo un coche circulante de forma temeraria por la carretera y decidieron dar voz de alarma a las autoridades. Fue entonces cuando unos agentes intentaron interceptarlo, pero de repente empezó una persecución de película, según informa AJC.

Cuando, finalmente, lo pudieron pillar, descubrieron con sorpresa que quien iba al volante no era el propietario del coche, Alberto Alejandro, sino su pitbull. El hombre iba en el asiento del copiloto presionando el acelerador mientras el animal "conducía".

Drogado y a 160 km/h

Las autoridades acabaron deteniendo al hombre, ya que mientras huía de los agentes llegó a ponerse a 160 km/hora. Ahora se enfrenta a varios delitos graves, como el de conducción temeraria bajo los efectos de las drogas.

Alberto acabó confesando a la policía que estaba intentando enseñar a conducir a su perro. Ante esta inverosímil historia, el animal ha quedado bajo custodia de una protectora de animales de la zona.