El pasado mes de septiembre de 2019 un hombre asaltó y agredió una pareja y abusó sexualmente de una pareja que dormía dentro de una tienda de campaña en un descampado próximo a la desembocadura del río Francolí, en Tarragona. Cuando era cerca de las 11 de la noche del 28 de septiembre, el individuo se acercó a la pareja para robar algunos de sus objetos personales, como por ejemplo un camping gas y una bombona que se encontraban dentro de una bolsa.

La pareja vio al ladrón e intentó impedir el robo, pero el asaltante se sintió observado y sacó una navaja de diez centímetros. Provocó múltiples cortes en el brazo del hombre, además de clavarle una fuerte patada en la boca y arrancarle tres dientes de golpe. La víctima acabó tendido en el suelo mientras el ladrón lo golpeaba y lo cogía del cuello.

La mujer intentó parar la brutal agresión sin éxito. Recibió un empujón que la tiró al suelo, el ladrón empezó a tocarle los pechos e intentó bajarle los pantalones a la fuerza para tocarle los genitales.

El ladrón fue detenido el mismo día y entró a prisión provisional. La Fiscalía pide tres años de prisión por una tentativa de robo violento con instrumento peligroso, cinco años por un delito de lesiones con deformidad y tres años por un delito de agresión sexual.

La condena

Los hechos pasaron el 18 de septiembre del año pasado, el hombre ahora se encuentra en prisión provisional y se enfrenta a una pena de once años entre rejas. El Ministerio público le pide una multa de 300 euros y otra de 6.000 euros por las lesiones ocasionadas. La mujer reclama una indemnización de 90 euros por el trastorno de ansiedad que sufrió aquel día. Ahora se espera el juicio de este caso en la Audiencia de Tarragona.