Este fin de semana hace cinco meses que nadie sabe nada de Ayad Mirza, un joven de 33 años sueco que salió de la casa de su hermano de la Barceloneta el sábado 18 de abril a las 4 de la madrugada sin móvil, tarjetas ni documentación y del cual ya no se ha sabido nunca nada más. El joven está desaparecido y hasta o todo hay pistas que podría estar secuestrado.

Los Mossos d'Esquadra continúan la investigación que iniciaron el lunes 20 de abril, cuando su hermano presentó la denuncia en la comisaría de Ciutat Vella. El desaparecido tiene 33 años, es moreno de piel, hace 1,69 metros de altura, es corpulento, un poco calvo y llevaba el pelo rapado, barba y bigote y una chaqueta de color azul oscuro.

En Barcelona desde el 2 de marzo

El hombre llegó a Barcelona el 2 de marzo para visitar a su hermano pequeño, que vive en el barrio de la Barceloneta, y con un contrato en una empresa de telemarketing en la capital catalana. A causa del confinamiento por el coronavirus ya no pudo salir del país para retornar a su ciudad de origen, Vasteras, de unos 100.000 habitantes y a 100 kilómetros de Estocolmo.

La familia también alertó a la embajada de Suecia en Madrid, de que ofreció un billete de avión de vuelta al hermano e hizo carteles en sueco con la cara del hombre y una breve descripción para ayudar a la búsqueda.

"Secuestrado por unos ladrones", la versión de una indigente

El hermano pequeño, unos días después de la desaparición, habló con una indigente que le explicó que aquella madrugada del sábado había visto que unos individuos atracaban, e incluso quizás secuestraban, a su hermano. Comunicó esta información a los Mossos, pero no ha podido volver a contactar con la mujer porque no le quiso dar sus datos.

Ayad Mirza

Imagen del hombre desaparecido en Barcelona hace cicn meses: Ayad Mirza

Fotos del hombre para encontrarlo

Los Mossos sobrevolaron en helicóptero el litoral del área de Barcelona por si veían alguna pista del hombre y las patrullas tenían su foto por si lo identifican en algún control de confinamiento. La policía catalana ya ha emitido un aviso internacional de búsqueda.

La familia ha intentado que siempre haya algún miembro en Barcelona durante estos meses por si la policía los informa de novedades, pero también están en trámites de contratar a un abogado para impulsar la investigación. Han contactado con iglesias, hospitales, tanatorios, taxistas e indigentes para encontrar más información, pero no han conseguido ninguna pista fiable.