Un joven de 26 años ha sido detenido por matar a su padre y deshacerse del cuerpo arrojándolo a un pozo en Los Garres (Murcia). El hallazgo del cadáver tuvo lugar este sábado, cuando la policía acudió al domicilio en el que vivían ambos y arrestó al hijo de la víctima después de una pequeña persecución. Los vecinos de la zona fueron los que dieron el aviso al constatar que llevaban varios días sin tener noticias del progenitor. Según informa La Verdad, el hijo se había mudado recientemente a la casa familiar para ayudar a su padre, dado los problemas que tenía este con la bebida.

Silencio

Las primeras pesquisas apuntan a que el arrestado habría acabado con la vida de su padre de 56 años en el domicilio familiar, envuelto el cuerpo en una manta y lo habría arrojado a un pozo situado en la parte trasera de la vivienda para esconderlo. Durante cuatro o cinco días, el hijo guardó silencio ante las preguntas de los vecinos de la zona, que se extrañaban al no ver a su padre por los alrededores. Tras ser alertados y realizar las comprobaciones pertinentes, agentes de la policía acudieron a la casa para detener al joven, que intentó huir a la carrera al percatarse de la presencia.

Una vez interceptado, el sospechoso condujo a los efectivos hasta el pozo donde se deshizo del cuerpo de su padre, que pudo ser recuperado por los servicios de emergencia. Según apunta el mismo medio, la policía ahora trata de descubrir si la muerte del progenitor fue el resultado de una discusión o una violenta disputa o si pudo haber sido un acto premeditado. La previsión es que el joven pase en las próximas horas a disposición judicial.