Ciro Grillo ―el hijo del comediante italiano y fundador del Movimiento de Cinco Estrellas (M5S) Beppe Grillo― está siendo investigado por una presunta violación en grupo. El chico de 19 años está acusado de agredir sexualmente a una joven modelo escandinava junto a otros tres amigos en la casa que el político tiene en Porto Cervo, una de las principales ciudades de la Costa Esmeralda de Cerdeña, conocida por sus playas y lujosas villas. Pese al revuelo generado, la fiscalía está llevando la investigación con la máxima discreción y los cuatro implicados únicamente se han pronunciado para defender su inocencia y asegurar que las relaciones fueron consentidas.

Vodka y sexo

Según informa el diario La Stampa, los hechos tuvieron lugar a mediados de julio. Los presuntos agresores y la víctima se conocieron en la discoteca Billionaire, uno de los clubs más populares de la Costa Esmeralda y cuyo propietario es el magnate Flavio Briatore. Tras unas copas, el grupo decidió marcharse a la casa que Beppe Grillo tiene en la localidad cercana de Porto Cervo. Una vez allí, la joven ―una estudiante y modelo noruega― asegura que la obligaron a beber vodka y que después uno de los chicos la llevó a una habitación para tener sexo con ella. "Le dije que no dos veces, él me obligó. Luego llegaron los otros y abusaron de mí en turnos”, ha señalado la chica en declaraciones para el mismo medio.

La versión de la víctima contrasta con la de la defensa de los cuatro presuntos implicados. Ciro y sus amigos señalan que las relaciones fueron consentidas y presentan como argumentos que la joven continuó con sus vacaciones ―compartiendo fotografías en las redes sociales― pese al incidente y que no denunció la presunta violación grupal hasta diez días después, cuando acudió a una comisaría en Milán, donde reside. Para los abogados de los acusados, estos hechos no concuerdan con el comportamiento que tendría alguien que ha sido víctima de una agresión sexual múltiple.

El vídeo

En su defensa, la joven señala que si no presentó la denuncia antes fue porque se encontraba sola con sus amigas y quería esperar a contarle lo ocurrido a su madre, después de lo cual decidió acudir a comisaría. Para poder esclarecer los hechos, se antoja clave un vídeo que los carabinieri encontraron en el móvil de uno de los jóvenes, a quienes les requisaron sus teléfonos cuando se inició la investigación. La grabación hallada correspondería al momento en que se produjeron las relaciones sexuales y permitiría arrojar luz al polémico caso y desvelar si se trató de sexo consentido o no.