Una familia se ha llevado una desagradable sorpresa cuando, después de estar varias horas velando el cuerpo de un ser amado, han descubierto que no conocían al muerto. La funeraria ha confundido dos ataúdes y ha dejado por error a su familiar al hospital Marqués de Valdecilla.

Los hechos pasaron el martes en la localidad de Tanos (Cantabria). El muerto, un hombre de 92 años, fue ingresado en el hospital en cuestión antes de morir. La familia del anciano tuvo que esperar varias horas para recibir el cuerpo, ya que se le tuvo que practicar una autopsia. Nadie esperaba, sin embargo, que la persona que había dentro del ataúd era una desconocida.

Un error fatal

La familia del hombre decidió que no quería abrir el ataúd para hacer el velatorio, y, de esta forma, el gran error que cometió la funeraria se alargó. De hecho, fue un trabajador de la empresa quien, en torno a las 23:00 horas, llamó al hijo del muerto para explicarle que se habían llevarse el cadáver porque "faltaba alguna prueba", según informa El Comercio.

El hijo reclamó explicaciones a la funeraria, y el gerente le confesó, también por teléfono, que había habido un intercambio de cuerpos y que el de su padre todavía estaba en el hospital a la espera de la autopsia. El chico, que asegura que se sintió completamente engañado, se presentó en las instalaciones y llamó a la Policía Nacional.

Ya lo han enterrado

Finalmente, dos días después de la muerte del difunto, su familia pudo recibir el cuerpo y velarlo apropiadamente este jueves. El funeral se hizo al mismo pueblo, y el anciano descansa ahora en el cementerio local.

Por su parte, la familia asegura que ha recibido "mil explicaciones" por parte de la funeraria, pero ante este grave error no descartan acudir a los juzgados para denunciar el accidente, que comportó "más dolor" en unos momentos tan difíciles. Por otro lado, según parece, la otra familia afectada por el intercambio no se dio cuenta del error.