La Fiscalía ha anunciado que presentará un recurso contra la sentencia de la Audiencia de Barcelona a la Mandada de Manresa. Quiere que la condena sea por agresión sexual y no por abuso.

La Audiencia condenó a penas de entre 10 y 12 años a los implicados en la violación grupal a una niña de 14 años. El delito que se les imputó fue de abuso sexual, al considerar que "no actuaron con violencia o intimidación".

"No dijo no"

Uno de los polémicos argumentos es que la niña, que estaba inconsciente después de haber bebido grandes cantidades de alcohol, no se negó a la actividad sexual. Los jóvenes aprovecharon su estado para llevarla a una nave abandonada y la violaron en grupo y por turnos.

Recurso a la sentencia

La Fiscalía ha decidido recurrir la sentencia de la Audiencia y pedirá una condena por agresión, después de haber elevado su acusación al final del juicio.

La fiscal modificó sus conclusiones definitivas a la recta final del juicio, cuando declararon los acusados y la víctima. Inicialmente había pedido una condena por abuso, pero la elevó a agresión y pidió 25 años de prisión para el principal acusado,  Bryan Andrés M.C.

Las razones del cambio

El tribunal recriminó este cambio, que la Fiscalía justificó asegurando que a la víctima "no se le podía exigir ser una heroína". Además, remarcó que se pudieron aprovechar de ella porque estaba "sola en una de las casetas abandonadas y bajo los efectos del alcohol y las drogas".

El Ministerio Público consideró que los violadores estaban en superioridad numérica, de edad y complexión. Así pudieron violar a la niña, por turnos y de forma sucesiva, después de que el principal acusado, organizara los turnos de este horror.

La fiscal añadió, además, que la víctima fue obligada a esta actividad sexual no consentida y que vivió una situación "absolutamente denigrante".