Una terrible confusión entre cadáveres ha provocado una desagradable sorpresa entre las dos familias afectadas: uno de los muertos tenía que ser enterrado en Torremocha (Cáceres) y el otro en Valladolid (Castilla y León).

La funeraria encargada de los traslado confundió las cajas e intercambió las destinaciones de las víctimas. Los hechos ocurrieron este martes.

Un familiar descubrió la confusión de los cadáveres antes del entierro

La desagradable sorpresa fue descubierta, parece ser, por un familiar de Torremocha que, al levantar la tapa del ataúd, se dio cuenta de que el muerto no era su familiar. Hay, en cambio, otro versión del hechos que indica que fue la propia funeraria que se dio cuenta antes de que lo hicieran los familiares, según explica el diario Hoy.

Sea como sea, el mal ya estaba hecho, aunque afortunadamente se dieron cuenta antes de los entierros, que tuvieron que retrasarse unas horas hasta que las familias respectivas recibieron el cadáver que les correspondía.