Un padre y sus seis hijos vivieron cerrados al sótano de su casa durante nueve años mientras esperaban el "fin del mundo" en Drenthe (Holanda). La policía de la localidad ha señalado que en el momento del rescate los hijos más jóvenes "no sabían ni que existían más personas viviendo en el planeta".

Los cuerpos de seguridad ya han empezado la investigación i han contado la historia a través de varios tuits publicados este martes.

"El pelo largo, la barba sucia y la ropa vieja"

El padre de 58 años se encerró con sus seis hijos, todos mayores de 16 años, en el sótano de su granja en Ruinerwold (Drenthe, Holanda) sin permitirles ningún tipo de contacto con el exterior.

La policía de la localidad ha explicado la historia a través de un tuit donde explicaba el siguiente: "Ayer alguien nos informó de que estaba preocupado por las condiciones de vida de las personas en una casa del Buitenhuizerweg en Ruinerwold. Hemos ido allí." y añadía que tenían "un amplio equipo de investigación (TGO)" cubriendo la situación de la vivienda.

La historia la ha podido denunciar el hijo mayor de la familia, 25 años, que pudo escaparse de la granja y fue a una cafetería unos kilómetros más allá de la casa donde lo habían tenido cerrado. En el establecimiento pidió ayuda al propietario explicándole que vivía con su familia en "en unas condiciones pésimas".

Chris Westerbeek, propietario del local explicó a la RTV Drenthe que el chico "tenía el cabello muy largo, la barba sucia y la ropa vieja" y añadía que "estaba mucho confundido" así que decidió llamar a la policía para que investigaran la situación.

El registro de la granja

Cuando registraron el lugar, los agentes se encontraron con una escalera escondida detrás de un armario en el comedor, que conectaba con un sótano donde estaban los cinco adolescentes y su padre, que había sufrido un infarto cerebral hacía unos años y estaba postrado en la cama: "Nos hemos encontrado a seis adultos, les estamos dando apoyo y atención" explicaba la misma policía en otro tuit.

Además, explicaban que el propietario del edificio no había querido cooperar con la investigación y que por lo tanto habían procedido a su detención.

La madre está desaparecida

Habían estado subsistiendo gracias a los alimentos que obtenían de un huerto y una cabra.

La familia no había tenido ningún contacto con el exterior durante nueve años y algunos no sabían que existían más personas viviendo en el planeta, según explica RTV. Además, añadía que habían estado subsistiendo gracias a los alimentos que obtenían de un huerto y una cabra.

Se desconoce dónde está la madre: según aseguraron los vecinos, la pareja había llegado hacía nueve años en el pueblo y cuando alquilaron la granja, la cercaron al completo y la  taparon todas las ventanas.