Los vecinos del número 7 de la calle Sabadell de Terrassa (Barcelona) todavía tienen el susto en el cuerpo. Sobre las ocho y media de este miércoles, una explosión en uno de los pisos de la sexta planta hacía temblar todo el edificio. J. -el inquilino de la vivienda accidentada- se reunía con sus vecinos en el rellano tras el estruendo. El hombre se tambaleaba y había sufrido quemaduras por todo el cuerpo. Sin mediar palabra, volvía a entrar en su piso en llamas.

Este joven de unos 35 años se encuentra ingresado en el hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona por quemaduras graves y su pronóstico es reservado. J. trabajaba transportando productos de una popular compañia de ropa que cerró sus establecimientos a principios del 2017 tras entrar en crisis por la fuerte competencia en el sector. El hombre llevaba viviendo en una de las viviendas de la sexta planta desde que se construyó el bloque hace algo más de 10 años. Allí se instaló con la que era su pareja entonces y tuvieron un hijo.

Ruptura

Según explican los vecinos, la relación se rompió hace ya unos cinco años. Al parecer, J. se quedó con el piso del número 7 de la calle Sabadell. Sin embargo, los inquilinos del bloque aseguran que el acuerdo entre ambos no fue amistoso y que el hombre no pudo vivir en la vivienda durante unos meses porque la madre de su hijo habría destrozado el piso antes de abandonarlo.

Quemaduras

"No lo veíamos demasiado. Parece que no paraba mucho por aquí", explica Enric. Este vecino se preparaba para llevar a su hija al colegio cuando se ha producido la explosión. "He salido a fuera y he visto que estaba toda la terraza de al lado arrancada", señala. Al comprobar que la vivienda de J. estaba en llamas ha empezado a llamarle hasta que el hombre ha salido al exterior. "Me ha mirado y ha vuelto a entrar", asegura.

10737936384 IMG 4529

La misma escena se ha repetido en el rellano unos segundos después, cuando J. ha salido de su piso para reunirse con sus vecinos. Le costaba caminar y tenía quemaduras por todo el cuerpo. "No decía nada. No reaccionaba", cuenta Enric, que ha cogido a su hija y ha bajado las escaleras a toda prisa.

Cristales y persianas

A Queralt, el incidente la ha pillado en la cama. "Se ha escuchado un ruido muy fuerte y ha temblado todo", explica esta chica de 22 años. Cuando se ha asomado a la ventana ha visto el suelo lleno de cristales y persianas rotas. "He cogido a mis mascotas y he salido como he podido", señala la joven. En la calle se ha reunido con Eva y su familia, que viven en la cuarta planta, justo dos pisos por debajo de J.. "Cuando he salido al balcón y he mirado para arriba he visto las llamas. Parecía que toda la terraza se venía abajo", cuenta.

Explosión Incendio Terrassa

Los bomberos no han tardado mucho en llegar y han logrado apagar el incendio tras casi una hora de trabajos de extinción. Los efectivos de emergencias han encontrado al inquilino del piso en el que se ha producido la explosión dentro de la vivienda. El hombre no ha tenido que ser rescatado, sino que ha salido por su propio pie del edificio. Una vez en la calle, J. ha sido trasladado al hospital de la Vall d'Hebron con quemaduras graves. El Sistema de Emergencias Médicas ha atendido a un total de 20 personas más, sobre todo por ataques de ansiedad y por inhalación de humo. Entre ellos ha habido dos heridos leves, que han sido dados de alta en el mismo lugar.

Bombonas

La investigación de los Mossos d'Esquadra continúa abierta, pero los agentes trabajan con la hipótesis de que la explosión habría sido provocada por el propio inquilino del piso afectado, de manera que se trataría de un intento de suicidio. A falta de la confirmación oficial, el jefe del operativo de los bomberos ha asegurado que dentro de la vivienda se ha encontrado al menos una bombona de butano, pese a que ninguno de los vecinos del edificio utiliza gas. Además, el portavoz ha señalado que la estructura del bloque no se ha visto afectada y el incendio no ha tenido consecuencias más graves gracias a que las ventanas de la vivienda han estallado con la explosión.