Después de que el Instituto Nacional de Estadística español hiciera público este martes que "espiará" todos los teléfonos móviles de España para obtener datos anónimos para crear estadísticas, son muchos los usuarios que se han quejado de que se utilicen estos datos sin su permiso.

Muchas personas se han quejado, especialmente a las redes sociales, de que el estado pueda utilizar estos datos, y, evidentemente, que las tres grandes compañías de móvil los cedan: Movistar, Vodafone y Orange, que cobrará entre 150.000 y 185.000 euros cada una. El INE publicó, este martes, un comunicado en que aseguraba que las operadoras no facilitarán datos individuales sobre números de teléfono ni sobre los titulares de las líneas, y que sólo se podrá saber cuántos móviles hay en un área determinada.

Aunque asegura que los datos son anónimos y que se trata de un uso sometido a la Ley de Función Estadística Pública, la Agencia Española de Protección de Datos asegura que ha pedido información al respecto para saber si podría vulnerar las leyes de privacidad.

Apagar el móvil, la mejor opción

Sea o no sea ilegal, hay una manera clara de evitar que el INE utilice estos datos: apagar el móvil durante los ocho días del estudio. Concretamente, del lunes 18 al jueves 21 de noviembre, el domingo 24 de noviembre, el 25 de diciembre y los días 20 de julio y 15 de agosto del 2020. También se puede seguir utilizando el móvil en modo avión y conectado, sólo, a las redes wifi.

Algunas de las compañías, por su parte, también han dado opciones a sus clientes para evitar participar en este estudio. Vodafone ha informado de que hay una opción, accesible desde su aplicación, para evitar que la empresa ceda los datos de un cliente aunque sean, como es el caso, de manera anónima.

Orange, por su parte, no lo pone tanto fácil, y ha dado una opción alternativa: enviar un correo electrónico a [email protected] o ponerse en contacto con la compañía por correo postal para pedir que no se cedan los datos, aunque sean anónimas.

Por último, la otra gran compañía, Movistar, ha emitido un comunicado donde defienden que la cesión de estos datos anónimos es totalmente legal, y no dará la opción a los usuarios que se opongan al tratamiento de su geolocalización. Parece, pues, que la mejor opción para evitar que el estado "espíe" la localización de los móviles es la más simple: apagarlo.