Los Estados Unidos todavía ejecutan personas. El estado de Indiana ha ejecutado este martes a Lisa Montgomery, la única mujer que estaba en el corredor de la muerte de los EE.UU. y la primera que ha sido asesinada de manera legal a escala federal en más de seis décadas.

La ejecución por inyección letal se ha hecho en el complejo penitenciario de Terre Haute, después de que el Tribunal Supremo levantara la suspensión de la ejecución que tan sólo unas horas antes había ordenado una corte federal. Su muerte, de la cual fue testigo un grupo de periodistas desde una sala contigua, se certificó poco rato después de la una de la madrugada, hora local, y varios medios locales han publicado crónicas de los últimos instantes de vida de la presa.

Las últimas palabras: "No"

Montgomery no hizo uso de su derecho y no pronunció unas últimas palabras. Se limitó a responder "no" cuando uno de sus verdugos le descubrió el rostro y le preguntó si quería decir alguna cosa.

EstadosUnidos Execución

Imagen de la mujer, condenada por matar a otra mujer el año 2014 / BBC

"Nuestra Constitución prohíbe la ejecución de una persona que no pueda comprender racionalmente esta ejecución" (...). La administración actual lo sabe. Y la mataron de todos modos", denunció su abogada Kelley Henry en una declaración difundida por la prensa. Todos los que participaron en este caso "tendrían que sentir vergüenza", añadió.

Mató a una mujer de 23 años el año 2014 y le arrancó su bebé

Montgomery, de 52 años, fue condenada en 2007 por matar el año 2004 a una mujer de 23 años que estaba embarazada de ocho meses y le extraió el bebé, que después fue recuperado sano y salvo por las autoridades. Sus abogados argumentaron durante el proceso judicial que sufría una enfermedad mental a causa de los abusos sexuales que sufrió en su infancia.

Esta ejecución, la primera de una mujer a escala federal desde 1953, se produce cuando falta una semana para que Joe Biden asuma la presidencia de los Estados Unidos, después de las elecciones de final de 2020.