Un entrenador de un gimnasio de Bilbao, de 33 años, ha ingresado en prisión provisional por presuntamente agredir sexualmente a una clienta.

Se ofreció a dar un masaje a la clienta

Los hechos ocurrieron a primera hora de la tarde del pasado domingo en un gimnasio de la capital vizcaína. El entrenador se ofreció a dar un masaje a la clienta, ya que padece un problema muscular en la espalda, algo que el sospechoso ya conocía previamente. La joven aceptó el ofrecimiento.

Se esperó a que estuvieran solos

El entrenador esperó para realizar el masaje cuando ya no quedaba nadie más en el local. Fue entonces cuando la agredió sexualmente. Tras el suceso, la joven abandonó el lugar y se puso en contacto con una amiga que denunció los hechos ante la Ertzaintza.

El lunes fue detenido

La Policía Autonómica recabó toda la información relativa al suceso, contactó con el presunto agresor y ayer lunes lo citó en las dependencias policiales con el fin de que prestara declaración sobre lo sucedido.

Finalmente, los agentes procedieron a su detención bajo la acusación de un delito de agresión sexual. Una vez finalizadas las diligencias, pasó a disposición judicial y el juez decretó su inmediato ingreso en prisión.