Una enfermera que atiende pacientes con Covid-19 ha desaparecido desde hace tres semanas, después de ser secuestrada en México. La mujer, de 26 años e identificada como Glorimar López, es madre de tres niñas y la familia ha emprendido una campaña para encontrarla.

Una enfermera segrestada hace tres semanas está desaparecida

La enfermera Glorimar López está desaparecido desde hace tres semanas. Glorimar es madre de tres niñas, de 6 años, 2 años y 11 meses, y trabaja como enfermera en la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Mazatlán, que atiende a pacientes afectados por coronavirus. De hecho, de acuerdo con su hermana, la joven "fue reconocida por su excelente ejercicio durante estos meses de pandemia", por lo que su pérdida es especialmente sensible.

Una enfermera de Covid-19, desaparecida desde hace 3 semanas / Facebook

Una enfermera de Covid-19 fue secuestrada y está desaparecida / Facebook

La madrugada del día 26 de octubre, la joven de 26 años fue secuestrada mientras volvía a casa, en Misiones de Mazatlán (México). Después de tres semanas sin noticias suyas, Glorimar continúa desaparecida, y su familia pide ayuda para encontrarla.

Se trata de una operación contrarreloj. En la ficha de búsqueda de Glorimar, la Fiscalía General del Estado de Sinaloa advirtió que la integridad de la joven "está en riesgo", por lo que la situación es urgente. Asi pues, la Fiscalía ha activado el protocolo Alba para coordinar su búsqueda. Las autoridades pidieron a la población que proporcione cualquier información sobre la enfermera a la brigada especializada en desaparición forzada de personas. En la ficha, mencionan que la joven mide 1,75 metros de altura, es de complexión robusta, tiene el pelo negro y largo, es de piel morena clara y tiene unos ojos de color café.

Glorimar López fue raptada hace 3 semanas / Facebook

Glorimar López fue raptada hace tres semanas / Facebook

Glorimar López fue premiada por su papel contra el coronavirus

La familia está desesperada para encontrar a su querida. Son ya tres semanas desaparecida y los peores pronósticos empiezan a aparecer. Su hermana se ha dirigido a los presuntos delincuentes, para que entren en razón: "Quiero deciros y pediros con el corazón en la mano que nos la devuelvan, por favor. Ella tiene que velar por tres niñas que son su vida". Y añade que si los amigos, familiares o conocidos de los secuestradores "fueron hospitalizados, seguramente fue Glorimar quien los cuidó".