Han hallado vivo un bebé prematuro nacido con tan solo 23 semanas de vida que había ingresado en la morgue tras certificar su muerte los médicos que habían asistido a su nacimiento. 

No mostraba signos vitales

El bebé nació prematuro a las 23 semanas de vida. Tras aplicarle el protocolo de estos casos, el recién nacido no mostró signos vitales y se certificó su muerte. Ha sucedido en el Hospital General La Margarita, en la ciudad mexicana de Puebla. 

Pies bebé en hospital / Archivo

Un bebé fue hallado vivo tras darlo por muerto e ingresarlo en la morgue / Archivo

Empezó a moverse en la morgue

Tras certificar su muerte, el bebé  fue enviado a la morgue, donde los médicos se dieron cuenta al recibirlo que se movía. De inmediato recibió atención médica de urgencias y fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal (UCIN). El pronóstico del bebé es reservado, debido a su extrema inmadurez.

En un comunicado, las autoridades sanitarias mexicanas explican que  mantienen abierta una investigación para aclarar cómo pudo dar por muerto al recién nacido.