Vanesa Fernández llevaba en paradero desconocido desde este lunes. Esta vecina de Málaga de 39 años desapareció sin dejar rastro y haciendo saltar todas las alarmas durante las casi 24 horas que ha durado la búsqueda. Su hermana se presentaba alarmada en comisaría tras recibir un mensaje en su teléfono en el que se podía constatar la situación delicada que vivía su familiar. Rápidamente se puso en marcha un operativo para tratar de localizar a la mujer, que finalizaba este martes por la mañana, cuando agentes del Grupo de Homicidios de la Comisaría Provincial daban con su paradero y descubrían que había pasado la noche en casa de una amiga.

El mensaje

La denuncia por la desaparición de Vanesa se produjo al mediodía de este lunes tras personarse una hermana en comisaría. Un mensaje recibido por la denunciante en su teléfono alertaba de la situación delicada que vivía su familiar.

Desde que se tuviera conocimiento de la desaparición de la mujer, la Policía Nacional ha llevado a cabo múltiples diligencias para localizarla: contactos con familiares y allegados, consultas en centros médicos, movimientos de la desaparecida, entre otras vías más especializadas de investigación.

Final feliz

La desaparición, considerada de carácter voluntario una vez descartada la participación de terceras personas, llegaba a su fin a primera hora de la mañana de hoy cuando la mujer era localizada en buen estado de salud. Según las pesquisas, Vanesa pasa por un mal momento anímico y había decidido pasar la noche en casa de una amiga.