El cuerpo sin vida de Sujith Wilson, el niño de dos años que cayó a un pozo de unos 30 metros de profundidad el viernes en el sur de la India, ha sido localizado este martes tras un rescate de más de 80 horas que ha conmovido al país.

El niño de dos años estaba en avanzado estado de descomposición

El cadáver del pequeño se encontraba en completo estado de descomposición. Poco antes de descubrir el cuerpo, los bomberos informaron de que un olor fétido comenzaba a salir del pozo donde el pequeño Sujith estaba atascado, por lo que, acto seguido, pararon la excavación de un agujero paralelo con el que pretendían llegar hasta el niño. Los restos del bebé han sido trasladados a un hospital para la autopsia y, a continuación, se entregarán a su familia para el funeral.

La complicada orografía ha dificultado las labores de rescate

Todo comenzó en la tarde del pasado viernes, cuando Sujith se precipitó por un agujero abierto para extraer agua mientras jugaba en una zona agrícola de Tiruchirappalli, iniciando una carrera contrarreloj para sacarlo con vida. La complicada orografía dificultó las labores de rescate, al tratarse de una zona formada principalmente por granito, cuya dureza ralentizaba la operación, mientras el niño iba escurriéndose cada vez más por el orificio. Durante el rescate, los servicios de emergencia fueron además suministrando oxígeno al agujero desde el exterior y mantenían localizada la posición del niño mediante una cámara subterránea, pero no fue suficiente.

Esta mañana las redes sociales se han sumado al dolor de la familia por la muerte del pequeño Sujith a través de etiquetas como #SorryWeMissedYou (Lo sentimos, te echamos de menos) y #RIPSujith.