Nueva muerte violenta en Catalunya. La Guardia Civil investiga un macabro hallazgo en el río Ebro, en su paso por Tortosa (Tarragona): este domingo alertaron al 112 que un grupo de personas habían encontrado el cadáver de un hombre, caucásico y de entre 40 y 50 años, con signos de violencia en diferentes partes del cuerpo. El cuerpo fue encontrado al núcleo de Campredó, en el término municipal de Tortosa.

Investigación de la Guardia Civil

El caso lo ha asumido la Guardia Civil como responsable de las investigaciones en este ámbito como es el mar y las aguas continentales.

Sean hallazgos de cadáveres sin violencia o posibles casos donde se crea que la muerte pueda tener un trasfondo criminal, es competencia del Instituto Armado y no de los Mossos d'Esquadra.

Hasta hace pocos meses había una ley no escrita que la policía que encontraba el cadáver era la encargada de la investigación pero judicialmente se ha decidido que sea en exclusiva la Guardia Civil quien haga las investigaciones marítimas o en ríos en toda España y no las policías autonómicas.

Bajo secreto de sumario

La investigación, que se encuentra en su fase inicial, está centrada ahora en poder identificar el cadáver, aclarar como murió -si cayó al agua ya muerto o murió ahogado y en qué punto del río Ebro- y quién fue el responsable o los responsables del crimen. Las diligencias están bajo secreto de sumario en el juzgado de Tortosa, que espera las novedades de los agentes de investigación de la Guardia Civil