El cuerpo que ha aparecido este martes flotant en un pantà a la presa del Rabote, en Tapia de Casariego (Asturias), es el de Adrián, el joven de 26 años que desapareció el domingo tras ir a las fiestas de la vecina localidad de Porcía.

El joven fue visto por última vez el domingo de madrugada en la romería de Porcía, y el lunes por la tarde, al no tener noticias de él, un familiar llamó a la Guardia Civil. Cuando desapareció, además, no llevaba su teléfono móvil porque se lo había dejado a un amigo.

Cuatro patrullas empezaron la búsqueda en el camino entre la zona de la fiesta a su casa, de unos cinco kilómetros de largo. Este martes también se han desplegado unidades caninas y un helicóptero, que ha sido el que, pocos minutos después de empezar la búsqueda, ha encontrado un cuerpo medio hundido en un pantano.

Cayó fortuitamente

Poco después, la Guardia Civil confirmaba las peores sospechas de la familia: era Adrián, de 26 años, un chico muy conocido, junto a su familia, en la zona. Los investigadores apuntan a que el joven habría caído de manera fortuita al agua de madrugada y se habría ahogado al no poder salir.

El juez ha ordenado el alzamiento del cadáver una vez la policía lo ha autorizado.