El hallazgo de una veintena de delfines muertos en las costas ceutíes ha hecho saltar todas las alarmas. El Centro de Estudios y Conservación de Animales Marinos de Ceuta (Cecam) ha trasladado al Ministerio para la Transición Ecológica los casos del fallecimiento por mutilación de una decena de cetáceos -entre ellos varias crías- que fueron encontrados en playas del Estrecho durante el pasado agosto. Los ejemplares rescatados presentaban lesiones como puñaladas o cortes en el vientre y seccionamiento de aletas y colas.

Necropsias y pesca

Según han informado fuentes del Cecam recogidas por Efe, esta oleada de muertes en los delfines también está siendo investigada por el Seprona de la Guardia Civil, al que se han notificado todos los casos. En los diez casos derivados al Gobierno, los mamíferos presentaban diferentes lesiones relacionadas con mutilaciones en aletas o puñaladas con cuchillos, aletas seccionadas, colas cortadas y cortes en el vientre, siendo todos ellos trasladados a dependencias municipales para la práctica de las necropsias.

Los delfines han aparecido en distintas playas de Ceuta en ambas bahías -Calamocarro, Benzú, San Amaro, Almadraba o cementerio-, tratándose de crías y ejemplares adultos, posiblemente sus padres. Los grupos ecologistas de Ceuta han relacionado estas muertes con las artes de pesca, al señalar que las puñaladas son realizadas por pescadores y los cortes por las hélices de las embarcaciones, al quedar estos animales atrapados en las redes. Grupos como Ceuta Viva han pedido a través de las redes sociales un esclarecimiento de las muertes y han argumentado que las muertes son probablemente por capturas accidentales y el enredo.

Antecedentes

Los datos oficiales indican que el primer delfín muerto apareció el 8 de agosto -correspondiendo a una cría-, el 9 de agosto otro, el 10 de agosto el tercero, el 20 de agosto una cría, el 23 de agosto otra cría y el 27 de agosto cinco delfines más, entre ellos dos crías. La empresa encargada de la retirada de estos animales -Athisa- ha apuntado a Efe que en todo el año 2018 se registraron 18 varamientos de animales en las costas -sobre todo tortugas- y este año se han producido 22 varamientos hasta el mes de agosto.

El Cecam asocia estas muertes con las malas artes pesqueras por el uso de las redes de deriva. "Cortan las aletas y la cola para desembarazarse de los animales al ser capturas indeseadas", ha apuntado el portavoz de este centro, Juan Carlos Rivas.