Blanca Fernández Ochoa ha aparecido muerta, según avanza la agencia EFE. La exesquiadora olímpica ha aparecido muerta este miércoles al mediodía en la zona del pico de la Peñota, una de las zonas donde se la estaba buscando después de que un testigo señalara que lo había visto el día de su desaparición y que le había dicho que iría a aquella zona.

Primera aparición de la familia de Blanca, después de conocer su muerte

La exesquiadora desapareció el día 23 de agosto, aunque al día siguiente fue vista en un centro comercial de Pozuelo de Alarcón comprando comida, como quedó registrado en las cámaras de seguridad.

La desaparición de la deportista se hizo pública el sábado, con un tuit de la Policía donde se pedía la colaboración ciudadana para encontrar a la mujer y a su coche, un Mercedes Clase A, que fue localizado el domingo en un aparcamiento de Cercedilla, en la sierra madrileña, en un lugar de donde parten varias rutas senderistas.

Un gran dispositivo de búsqueda

Después del hallazgo del vehículo, el mismo domingo se desplegó, en la zona donde se encontró el vehículo, un gran dispositivo de búsqueda por toda la montaña. El lunes, martes y miércoles se volvió a montar, con cerca de 400 personas, entre los que había un centenar de voluntarios y unidades caninas, que encontraron varios rastros, que finalmente resultaron ser pistas falsas.

También han participado medios aéreos, como helicópteros y drones con cámaras de calor, para intentar encontrar a la mujer en las zonas más complicadas de la montaña.

Antes de desaparecer, Fernández Ochoa avisó a su hija de que se iba a hacer senderismo en el norte de España, pero dejó su teléfono móvil en casa y eso levantó las sospechas. Al no tener noticias suyas, la familia denunció la desaparición. Según se ha afirmado, sufría un trastorno bipolar y había pasado por un gran bache después de separarse de su segundo marido, aunque la familia asegura que ahora estaba pasando por un buen momento.

Con el paso de las horas y los días, la familia fue perdiendo la esperanza. En cualquier caso, desde un primer momento se estudiaron varias hipótesis, como la de una desaparición voluntaria, pero la policía siguió buscando con todas las posibilidades abiertas.