El hombre de 53 años que mató, presuntamente, con un arma blanca a su hermano, de 50, en la vivienda que ambos compartían en Guardamar del Segura (Alicante) había empezado a mutilar el cuerpo en el momento de la detención.

La Guardia Civil piensa que el presunto homicida, que entró ayer en la cárcel tras convivir más de una semana con el cuerpo, pretendía deshacerse del cadáver a trozos o al menos con miembros mutilados para dificultar su identificación una vez descubierto el cuerpo, informa Las Provincias.

Le había cortado las falanges distales de los diez dedos de las manos

 

Los agentes que descubrieron el cadáver el pasado martes en el domicilio donde convivían los dos hermanos vieron que le había cortado las falanges distales de los diez dedos de las manos. El cadáver también presentaba un corte en el abdomen para eviscerar el cuerpo.

El detenido fue trasladado por la Guardia Civil al juzgado de guardia de Torrevieja una vez concluyeron las diligencias y a última hora de la mañana de este viernes el presunto homicida ha ingresado en prisión provisional.