Una mujer de 33 años intentó hacer dormir a su bebé y lo acabó matando en Bangor, en los Estados Unidos. La madre, Kimberly Nelligan, para conseguir su propósito y calmar a la criatura, untaba la boca del bebé de un año con heroína. Lo hizo varias veces durante dos meses pero el mes de octubre de 2018 el bebé acabó muriendo.

Intoxicación grave por fentanilo

Tal como publica Bangor Daily News, la niña murió por una intoxicación grave por fentanilo después de haber ingerido una cantidad fatal de heroína que le había suministrado su madre. La mujer ha sido detenida un año después de la muerte de la niña, cuando la policía ha podido atar cabos entre las pruebas forenses a la pequeña y el testigo de sus familiares.

El fentanilo es un fuerte opioide sintético similar a la morfina, pero entre 50 y 100 veces más potente. Es un fármaco recetado que a veces también se usa en forma ilegal.

Más hijos untados con heroína

La madre, en su primera declaración ante la policía, negó haber consumido heroína, pero después reconoció que sí que lo había hecho cada semana, durante dos meses antes que muriera el bebé. El padre, sin embargo, también aceptó que había visto a la madre untar los dientes de la criatura con heroína unas quince veces. El fiscal que acusa a la mujer cree que lo había hecho también, anteriormente, con dos hijos más que tiene la mujer.

A pesar de que tienen pruebas que murió a causa de la heroína que le facilitó su madre, la pena de prisión a la cual se enfrenta no superará un año, según las leyes del estado de Maine.