Un joven de 27 años ha protagonizado un hito que los médicos consideran absolutament increíble: recibió 17 tiros de bala durante un tiroteo en medio de la calle y decidió ir andando al hospital más próximo, situado a casi cuatro kilómetros.

Los hechos pasaron el viernes pasado, poco después de la medianoche, en la ciudad norteamericana de Filadelfia. La policía recibió un aviso que se había producido un tiroteo en la zona de Kensington, pero cuando llegaron, encontraron hasta 23 casquillos de bala de gran calibre en el suelo, pero ni rastro de ninguna víctima.

El joven anduvo cerca de cuatro kilómetros y quedó ingresado en estado crítico

Poco después, sin embargo, recibieron un aviso que una víctima de tiroteo se había presentado, por su propio pie, en el Templo University Hospital, a casi cuatro kilómetros del lugar de los hechos. "Fue caminando hasta el hospital: es prácticamente milagroso", ha asegurado el comisario de policía de la ciudad, Scott Small.

Aunque en un principio no estaba claro si alguien lo había llevado al hospital, parece que fue él mismo quien se dirigió en el centro médico, donde quedó ingresado en estado crítico sin que se temiera por su vida.

Ahora, la policía investiga los hechos y está buscando testigos y grabaciones de las cámaras de seguridad próximas. Hasta ahora, no se ha hecho ninguna detención.