La Policía Nacional ha detenido este fin de semana a los padres del bebé que apareció muerto en un contenedor de basura el 2 de agosto en Gijón (Asturias). La madre, considerada la autora de la muerte, ha ingresado en la prisión.

El niño fue encontrado en un contenedor del barrio de Nuevos Roces de Gijón la madrugada del 2 de agosto. Un hombre que rebuscaba en la basura encontró el cuerpo del niño, que presentaba heridas de arma blanca y había nacido vivo.

La madre, en la prisión, y el padre, libre

La madre del niño, de unos 25 años y que habría ocultado el embarazo en su entorno, pasó el sábado a disposición del juzgado de guardia, que la envió a la prisión comunicada y sin fianza por un delito de asesinato. También se detuvo un hombre, la pareja sentimental de la madre, que quedó en libertad con cargos y con la obligación de comparecer cada día en el juzgado.

La investigación ha sido larga, difícil y sin precedentes

La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Policía Nacional, acompañados de la policía científica, se han encargado de la investigación, que, según han asegurado fuentes policiales, ha sido "larga y costosa" y sin precedentes en Gijón.

La investigación, en todo caso, continúa abierta bajo secreto de sumario, y la Policía ha descartado dar, hoy por hoy, más datos de estos hechos.