La Policía Nacional ha detenido en Castelldefels (Barcelona) a un importante y peligroso narcotraficante en el marco de la segunda fase de una operación antidroga que ha liderado la policía española en territorio catalán y también en Castellón.

La detención ha dado lugar a un registro donde se han encontrado cerca de cinco kilos de cocaína. Desde hace once meses que la Policía Nacional iba detrás del narco, que formaba parte de una banda que estaba instalada en Catalunya y que se dedicaba al tráfico de heroína y cocaína que llegaba desde Europa.

Los pillaron antes de una importante transacción

Se tuvo conocimiento que después de una investigación policial que se había hecho en otros puntos del Estado que en la zona de la costa mediterránea había otro grupo, vinculado a uno que ya pudieron detener, que seguía con el tráfico de esta droga que llegaba por vías internacionales.

Después de varios meses de investigación, y después de tener conocimiento que la organización tenía en su posesión una importante cantidad de droga para poner en circulación, la Policía Nacional elaboró un dispositivo policial en la localidad de Castelldefels. Allí se interceptó al principal investigado, que salía de un domicilio, y se lo detuvo. Traía encima un total de 300 gramos de cocaína.

Casi cinco kilos de cocaína

Como consecuencia de esta detención, se realizó un cacheo del domicilio, donde se intervinieron cuatro kilos y medio de cocaína, cinco kilos de sustancia de corte, una pistola con el número de serie borrado, dos cargadores, numerosa munición del calibre 9 mm y un silenciador por arma semiautomática.

Además, también se localizó numeroso material de utillaje para la preparación de los paquetes de sustancia estupefaciente, entre los cuales se encontraba una prensa, dinero en efectivo y un vehículo de alta gama. La investigación continúa abierta y no la Policía Nacional ha explicado que no descarta más detenciones.