Los Mossos d'Esquadra han resuelto el crimen de la Tere, la mujer de 65 años de la calle de Fluvià, que fue encontrada muerta este miércoles por la noche en el distrito de Sant Martí (Barcelona). Según han informado los Mossos d'Esquadra, ayer tarde se detuvo a un hombre 43 años y nacionalidad rumana por su relación con el crimen.

Los investigadores del grupo de homicidios de la policía catalana en la ciudad de Barcelona creen que el hombre, que había sido la pareja de la hija de la víctima, fue quien mató a Tere en el piso de su madre, en el número 112 de la calle de Fluvià de la capital catalana.

Las relaciones de la familia no eran demasiado buenas, ni con la expareja de su hija ni tampoco con el hermano, según han explicado varias fuentes. Los Mossos desde un primer momento supieron que quien había matado a la mujer era alguien conocido y próximo a ella. La puerta del piso no estaba forzada y no faltaba nada de valor en casa.

La policía cerró el círculo con el entorno de la mujer

Después de conocer las primeras informaciones relacionadas con la familia, los Mossos vieron claro que este hombre, que ya no es la pareja sentimental de la hija de la Tere, podía tener alguna cosa que ver. Ayer a última hora de la noche fue detenido a comisaría, donde él mismo fue para declarar y colaborar con la policía.

Según han explicado fuentes de la investigación, el hombre aceptó el crimen y se puso a disposición de la policía. Ha dormido en comisaría y se espera que mañana sábado sea puesto a disposición judicial.

Crimen Sant Marti

Imagen de la puerta de casa familiar, en la calle de Fluvià de Barcelona / GRS

El hombre tiene varios antecedentes policiales. Según las primeras informaciones que se han podido conocer del caso, de que están bajo secreto de actuaciones, el hombre y la mujer asesinada habían tenido un enfrentamiento por culpa de uno de los hijos de la víctima -y hermano de la expareja de él.ç

La disputa familiar se fue volviendo agria hasta este miércoles por la tarde, que el hombre se presentó en el piso de la abuela de su hija y le clavó dos cuchilladas en la barriga.

Fue la hija a quien avisó a los Mossos

Fue la expareja del presunto asesino quien avisó a los Mossos d'Esquadra. Tere no respondía al teléfono y alertó a la policía. Los Bomberos permitieron acceder al piso y allí se encontraron el cuerpo de la mujer, tumbada en el suelo. Cuando giraron a la mujer confirmaron que había sido asesinada de dos navajazos.