La Guardia Civil ha registrado la casa de Dana, la joven de 31 años desaparecida el 12 de junio en Málaga y madre de un bebé de siete meses, y ha comprobado que ha sido fregada con aguafuerte y lejía. Los agentes también se han encontrado con que algunas paredes habían sido pintadas.

El registro de la casa ha durado siete horas durante las cuales la policía científica ha tomado fotografías de todo. Lo que más les ha llamado la atención ha sido la hoguera encendida en la parte posterior de la casa, que estiman que lleva ardiendo dos días.

El padre de su hija de siete meses es el principal sospechoso de su desaparición

 

Dana vivía con su pareja, Sergio, el principal sospechoso de su desaparición, aunque el novio de la joven siempre ha mantenido que es inocente. "No lo voy a confesar porque yo no he sido". Los vecinos insisten en que las disputas entre ellos eran “constantes” e incluso ella había interpuesto una demanda por malos tratos.

En la denuncia de la desaparición de la joven ante la Guardia Civil, Sergio aseguró que su novia habría recibido las amenazas de un prestamista, que le había dejado una gran cantidad de dinero, informa La Sexta. El móvil de la joven desaparecida está apagado y la Policía sigue sin pistas de su paradero.