La Guardia Civil no descarta ninguna hipótesis sobre el hallazgo, este domingo por la mañana, de los cadáveres de un matrimonio en su casa de la pedanía murciana de Sangonera la Seca.

La pareja tenía una relación difícil con su hijo que se encuentra en paradero desconocido

El hijo de la pareja, que estaba en tercer grado de régimen penitenciario y con el que tenían una difícil relación, se encuentra desaparecido.

Los vecinos de la zona aseguran que en los últimos días se habían producido robos en la zona.

Fue precisamente una vecina la que descubrió los cuerpos de las víctimas. La vecina en cuestión había ido a la casa de la pareja, pero no le abrieron la puerta: "he ido a llevarles un pollo y no me respondían por más que tocara el timbre", ha asegurado a La Opinión de Murcia.

La mujer, al ver que no respondían y observar que los cristales de la casa estaban rotos decidió llamar a la policía, que encontró al hombre tendido en la cama con signos de asfixia mientras que la mujer estaba en el suelo y había sido apuñalada.

La policia investiga si sus muertes se debieron a la explosión de una bombona de gas o si pudo ser un caso de muertes violentas. El resultado de la autopsia deberá aclararlo. El caso está bajo secreto de sumario.