El 28 de junio de 2019, el día que la comunidad LGTBI celebra el día del Orgullo, un hombre que había participado en el acto institucional que se realizó en la plaza Universitat fue a un restaurante y un hombre le agredió. Según la denuncia que presentó él mismo, cuando estaba en el establecimiento, el hombre se le acercó profiriéndole varios insultos y amenazas.

Insultos y agresión homófoba

Según los textos que recoge la Fiscalía de Odio y Discriminación de Barcelona, le recriminó cómo iba vestido y le insultó en varias ocasiones. El hombre aseguraba que le pegaría para "convertirlo en hetero" y que "hoy es el día de las hostias", en referencia al día del Orgullo, que se celebraba el 28 de junio.

Ahora, una vez ha finalizada la investigación por parte de los Mossos d'Esquadra, la Fiscalía de Delitos de Odio y Discriminación ha pedido imputar al hombre por un presunto delito de discriminación por orientación sexual y también por un delito contra la integridad moral.

Piden imputar al vigilante de seguridad

La Fiscalía, sin embargo, también pide imputar por un presunto delito de omisión del deber de impedir delitos al vigilante de seguridad del local de comida rápida donde se produjeron los insultos y las agresiones.

Según la Fiscalía, el hombre no hizo nada para evitar los insultos y "se limitó a llamar a los Mossos d'Esquadra" unos seis minutos después del inicio del incidente entre el hombre y la víctima. "Permaneció inactivo", asegura la Fiscalía, que también apunta que el vigilante de seguridad "conocía el carácter conflictivo del denunciado".

Ahora la Fiscalia ha pedido que se abra una investigación judicial por los hechos, que seguirá la investigación que ya se ha hecho por parte de los Mossos d'Esquadra. Habrá que ver si el juez asignado al caso por turno acepta la petición de la Fiscalía y si imputa, además del presunto agresor, también al vigilante de seguridad que no evitó las agresiones e insultos.