Un chico de 18 años fugado de un centro de menores y un hombre de 28 años con un amplio historial delictivo, han sido detenidos en Palma, el primero por un robo y el otro por intentar arrollar con un coche a una pareja de policías, ha informado este viernes la Jefatura Superior.

Los hechos se remontan a la noche del pasado domingo, cuando agentes de Policía Nacional que realizaban labores de prevención de la delincuencia en el barrio de Son Gotleu, localizaron a un varón de 18 años que estaba fugado desde marzo de un centro de menores, donde cumplía una medida acordada por delitos cometidos cuando aún era menor de edad.

Este chico, al percatarse de la presencia policial, agarró una silla de una terraza de un bar con la que amenazó a los agentes al tiempo que gritó que no le iban a conseguir internarlo de nuevo en el centro.

Lo recogió un amigo al medio de la calle

En ese momento pasó por allí un conocido del chico conduciendo un turismo, y le ofreció ayuda para eludir a la policía, la cual aceptó y se subió al vehículo.

El hombre que conducía el turismo se trata de un "multireincidente", que al escapar con su compinche intentó atropellar a los dos agentes, según ha indicado la policía Nacional.

Tras la huida, la Policía Nacional montó un dispositivo para localizar a los sospechosos, y que permitió detener al conductor  del vehículo, en el mismo barrio, apenas 24 horas después de los hechos.

Se entregó la mañana siguiente

El joven fugado del centro de menores, al creer que no iba a poder impedir ser detenido, decidió entregarse en las dependencias policiales en la mañana del ayer, cuando fue formalmente detenido.

Investigado por robar un móvil a punta de pistola

Este chico de 18 años estaba siendo investigado por un robo con violencia cometido a principios de septiembre. En esas fechas el joven se cito en la calle con una persona que pretendía vender un ordenador y le convenció para que entrasen en un portal y una vez dentro, le amenazó con una pistola eléctrica para robarle un teléfono móvil más valioso que el portátil. Los presuntos autores pasaron a disposición judicial.