Dana Leonte está en paradero desconocido desde el pasado 12 de junio. Esta joven rumana de 31 años vivía en el pequeño pueblo de Arenas (Málaga) junto a su pareja y la hija de ambos, de tan solo siete meses, cuando desapareció sin dejar rastro. El novio de la mujer fue quien dio la voz de alarma y las primeras indagaciones policiales apuntaban a una huida voluntaria. Sin embargo, el caso dio un vuelco hace apenas una semana y la Guardia Civil -que no descarta ninguna hipótesis- lleva desde entonces peinando los cerca de 27 kilómetros cuadrados que comprenden el término municipal de esta localidad en busca de algún indicio o rastro de la mujer.

La pareja

El principal sospechoso de la desaparición es Sergio Ruiz, su pareja y el padre de la pequeña que ambos tenían en común. Los dos llevaban al menos dos años juntos y pese a algunos baches, habían conseguido salir adelante. Aun así, las extrañas circunstancias en las que se han producido los hechos lo convierten en el sospechoso más sólido que baraja la policía en su investigación. La Guardia Civil encontró los restos de dos grandes hogueras en los alrededores de la vivienda que compartía el hombre con Dana y se llevó de la casa -que fue fregada con aguafuerte y lejía- muestras biológicas que la policía científica encontró en varios puntos del domicilio. Además, la joven interpuso meses atrás una denuncia por malos tratos contra él que fue archivada por el juez.

10777576624 IMG 4625

Pese a encontrarse en el ojo del huracán, Sergio se muestra tranquilo y ha defendido desde el primer momento que la desaparecida había huido amenazada por las deudas que tenía acumuladas y por la presión de un prestamista, que le había dejado algo más de 12.000 euros para poder empezar su propio negocio. El sueño de Dana era dedicarse a la hostelería y regentar un bar. Para poder alcanzar su objetivo, la joven había recurrido en varias ocasiones a diferentes conocidos para que le prestaran dinero.

Dana desaparecida Malaga Bar

El prestamista

Según la pareja de la desaparecida, Dana estaba "agobiada" por la insistencia de este último prestamista y habría decidido huir para no tener que enfrentarse a la deuda y por el temor a posibles represalias. Sin embargo, el conocido que le prestó el dinero a la mujer explicó a Diario Sur, que la verdadera razón de la desaparición de la joven es que "no se encontraba a gusto en su entorno social" y que la incomodaba tener que atender a su bebé, ya que "no lo quería tener desde el momento que supo que estaba embarazada".

El hermano

Por otro lado, la familia de la chica considera improbable la versión del prestamista. Florín Leonte, el hermano de la desaparecida aseguró en declaraciones al mismo medio que la joven estaba "muy ilusionada" con el hecho de ser madre y que "no es normal que no llame ni dé señales de vida, porque ella siempre estaba pendiente de las redes sociales, y sus dos teléfonos móviles están apagados". Además, el hermano de Dana señaló que ella tampoco tenía la "documentación en regla", de manera que no podría haber abandonado territorio español para regresar a Rumanía.