Un cura protestante de New Jersey ha sido acusado de agredir sexualmente a varios fieles con la excusa "de exorcizar espíritus malignos que habitaban en sus cuerpos". Así lo decía a las personas de su iglesia que iban a pedir consejo y aseguraba que hacerles sexo oral era la única manera de sacar "a los demonios" de su interior.

En su defensa, el reverendo William Weaver, que fue pastor en la iglesia presbiteriana de Linden durante casi 40 años, dijo que seguía la Biblia cuando utilizó rituales nativos americanos -y sexo oral- para eliminar a los "demonios" de los feligreses que tenían problemas.

Tres hombres han denunciado los hechos

Han sido tres hombres que después de varios años han explicado qué les hacía el pastor de su iglesia cuando le pedían consejo. Según estos hombres, les ordenaba que se desnudaran y se tumbaran. El hombre les ponía una "moneda de ángel" en el frente y les hacía coger piedras con las manos, y después les practicaba sexo oral.

Uno de los tres testigos que han aparecido ahora explican que Weaver "me levantó la cabeza y me miró a los ojos, diciendo, 'ya no tienes de qué preocuparte, ahora yo soy tu protector'".

Llevarlo ante el juez

Los testigos aseguran que es imposible que sólo haya tres casos y han pedido que si hay más personas que hayan sufrido estos abusos sexuales que lo expliquen, sobre todo, "para evitar que vuelvan a pasar". Los tres testigos han presentado una denuncia para conseguir abrir judicialmente el caso después de no poderlo podido hacer por la vía eclesiástica.