El cura Moisés Pachado ha sido imputado por dos delitos de abusos sexuales a una niña de 9 años. Los hechos pasaron el año 1997 en la localidad de Hualfín (Argentina).

Una de las afectadas, Ingrid Figueroa, que ahora tiene 31 años, decidió denunciar el caso en diciembre de 2018. En su declaración ante la policía, la chica explicó que el cura la abusó de ella en diferentes ocasiones.

El fiscal imputa a Pachado dos delitos, el primero de abuso sexual con acceso carnal y el segundo de abuso sexual simple, los dos hechos agravados por el hecho de haber sido cometidos por un cura.

La defensa de Pachado pidió la prescripción de los hechos, pero el juez no lo ha aceptado.

Este se el tercer cura imputado por delitos de abuso sexual sólo en la provincia argentina de Catamarca, donde se han producido estos hechos. En toda Argentina hay causas abiertas contra una cuarentena de curas, aunque se estima que el número de casos podría llegar al centenar.