La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) recomienda a las mujeres embarazadas y a los niños menores de 10 años que no consuman pez espada, tiburón, atún rojo o lucio por su alto contenido de mercurio.

El organismo, que depende del Ministerio de Sanidad, ha actualizado las pautas de consumo recomendadas y ha recordado que el mercurio es un contaminante medioambiental que puede ser perjudicial a la salud, especialmente porque puede afectar al desarrollo del sistema nervioso central.

Población vulnerable

El AECOSAN ha dividido la población en "general" y "vulnerable". Las mujeres embarazadas, en periodo de lactancia o en planificación de embarazo, y los niños de hasta 10 años y los que tienen entre 10 y 14 años conforman el segundo grupo. Esta sección corre un riesgo a la hora de comida estos cuatro pescados, ya que tienen un alto contenido en mercurio.

Este contaminante acaba afectando a los humanos porque los animales lo consumen: está presente en aguas de mares y ríos, y se puede concentrar en los peces porque están en constante contacto con él. Dependiendo del tipo de pez (depredador, grande...) la concentración de mercurio es mayor o menor.

Un estudio reciente ha confirmado que los españoles son los europeos con más mercurio en el cuerpo, informa Ideal.

Consumir pescado es sano y seguro

El AECOSAN asegura que el consumo de pescado es seguro y recomendable, pero que hay algunas excepciones puntuales a tener en cuenta. Así pues, la actualización de las recomendaciones de consumo está dirigida, sobre todo, a los sectores más vulnerables y a orientar el resto de la población.

Raciones limitadas

En el caso de mujeres embarazadas y niños menores de 10 años, tendrían que evitar el consumo de los pescados con de elevado contenido en mercurio. Con respecto a los de contenido medio o bajo de mercurio, se tendría que limitar la ingesta a 3-4 raciones semanales, variando entre especies.

Por otra parte, en el caso de niños de entre 10 y 14 años, los pescados de elevado contenido en mercurio se tendrían que limitar a 120 g mensuales. Los de contenido medio o bajo de mercurio, igual que en el caso anterior, se limitarían a 3-4 raciones semanales, variando también entre especies.

Finalmente, en el caso de la población general, el organismo dependiendo de Sanidad aconseja el consumo de 3-4 raciones de pescado semanales, variando entre especies.